LA VIDA AVISÓ

Y la vida avisó: “soy una continua toma de decisiones, de principio a fin.

Porque la toma de decisiones obliga a que te definas a cada momento y en cada circunstancia, forzándote a formular elecciones morales conscientes.

Y eso fortalece más que la propia victoria.

Las dudas y la incertidumbre pueden atormentarte, pero forman parte intrínseca del camino que has elegido: llegar a mí sin recordar.

Es algo que pertenece de pleno a la aventura de vivir.

Cuando consigas entregarte por completo y sin resistencias al movimiento de la vida, habrás alcanzado la ventaja de la que gozan los luchadores expertos.

Soy, además, una adversaria leal, puesto que jamás te dejaré ganar una lucha que no merezcas.

Por eso has venido a mí.

Llegaste conociendo las reglas.

Y así te forjaré, día a día y batalla a batalla.”

Rosaana B.