La vida nunca ha sido una cuestión de tiempo. Es eternamente una cuestión de Amor.