Hay un amor del bueno.
Un amor que te atrapa en cuanto lo alcanzas, quedando presa de una desconocida dulzura.

Con él te encuentras cada vez menos extranjera en tu propia piel. Más dueña de tus pisadas. Menos ausente de tu vida.
Es un terremoto que recoloca sentimientos. Una rebelión que devuelve esperanzas. Una ternura que repuebla desiertos.

Es un aliento interno que recarga la acogedora intimidad del propio corazón, dejando la razón en la retaguardia de la vida y el afecto a flor de mirada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: