Demasiadas veces, y sobre todo durante la ansiedad, mantenemos una autoimagen totalmente errónea y distorsionada. Nos olvidamos de nuestras capacidades, valores, talentos, virtudes, habilidades y dones. ¿Has superado una infancia difícil? ¿Has criado y cuidado hijos maravillosos? ¿Has ido a la universidad? ¿Qué retos has logrado? ¿Tienes grandes amigos? ¿Has superado épocas difíciles? ¿Has ayudado a alguien? ¿Qué talentos posees? ¿Qué aptitudes has desarrollado? ¿Eres amable, sincera, alegre, compasiva, paciente? Coge papel y lápiz y ponte manos a la obra. Es hora de hacer un listado de todo aquello que has hecho, lo que has conseguido, lo que has superado, lo que dominas, lo que eres, y empieza a mirarte con otros ojos. Cambia de opinión sobre ti misma. Por una más real, por una más amorosa. Hazte y reconócete tu mejor amiga y aliada. Es hora de apreciarnos. Es hora de valorar todo el camino que estamos recorriendo, que supone, entre otras cosas, volver a hacernos responsables— con todas las acciones que estamos llevando a cabo— de recuperar  nuestra felicidad, nuestra dicha. Es hora de volver a ver en nosotras— o tal vez ver por primera vez — todo el enorme potencial que siempre ha estado ahí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: